• Para gustos infusiones

    icono_infusiones_2021.png

    Mezclas sorprendentes

    PARA GUSTOS
    INFUSIONES

    Ya sabemos que eres de gustos muy variados, así
    que seguro que te deleitarás con esta selección
    de infusiones que hemos preparado.

    DESCÚBRELO

  • Presentamos los nuevos tés blancos

    icono_teblanco.png

    Tés de temporada

    PRESENTAMOS LOS
    NUEVOS TÉS BLANCOS

    Ahora ya puedes completar tu lista de tés
    preferidos con nuestros nuevos tés blancos Dulce
    Lavanda y Yunnan Silver Bud Ya Bao.

    DESCÚBRELO

  • Pon un termo en tu vida

    icono_termos_2020.png

    Accesorios únicos

    PON UN TERMO
    EN TU VIDA

    El complemento ideal para mantener tu bebida
    preferida caliente o fría. Liso o estampado,
    elige el que más vaya contigo.

    DESCÚBRELO

Cómo preparar un té frío en 4 pasos

Sencillo, sano y refrescante. Así es nuestro té frío. La mejor forma de seguir cuidándose en verano sin renunciar a una bebida fresquita. ¿Te parece complicado? ¿No te queda bien? Pues apúntate unos sencillos consejos y ya veras como disfrutas de las tardes de verano con tu té helado

1. Coge nuestra jarra de té frío. Te puede valer cualquiera que tengas por casa, pero lo interesante de la nuestra es que tiene el filtro pegado a la tapa, lo que resulta muy cómodo a la hora de hacer la infusión y de servirla. ¡Además es preciosa!

2. Echa entre 5 y 7 cucharadas de postre del té o infusión que hayas elegido.

3. Llénala de agua fría.

4. Métela en la nevera durante un mínimo de 6 horas.

Nuestra forma de hacer té frío es genial porque se hace por maceración,no por infusión. Esto significa que no hay que calentar el agua en ningún momento, pero tenemos que dejarlo reposar mucho más tiempo. Así el té no segrega tanino (lo que hace que el té frío acabe amargando) y siempre estará delicioso. Lo ideal es que te acuerdes de hacerlo la noche anterior, así al levantarte tendrás el té frío listo para tomar durante todo el día.
Si te gusta el té frío dulce, añade un poco de azúcar moreno en el momento en el que echas el té, así se irá diluyendo durante las horas de maceración. Nosotros no recomendamos edulcorantes líquidos artificiales.
Igualmente puedes echarle imaginación e incorporar unas hojitas de menta, unas rodajas de lima, un palito de canela, unas fresas... eso ya es cosa tuya!!!

Truco Mistelánea: cuando te queden apenas dos dedos de té frío en la jarra y lo vayas a tirar, en lugar de eso haz cubitos de hielo con él. De esta forma cuando quieras enfriar aún más tu bebida, puedes echarlos sin miedo a que quede aguada.