• SÚMATE AL CON LECHE

    icono_teconleche.png

    Mezclas inspiradoras

    SÚMATE AL
    CON LECHE

    Algunas mezclas Mistelánea van genial con
    unas gotitas o gotonas de leche. Todo depende
    de tus gustos melosos.

    DESCÚBRELO

  • Mezclas Best Sellers

    icono_bestsellers_2022.png

    Selección Especial

    MEZCLAS BEST
    SELLERS

    Porque ellas lo valen... Las mezclas más
    demandadas por todos vosotros tienen un lugar
    especial en nuestra botica.

    DESCÚBRELO

  • Una selección muy natural

    icono_eco_2018.png

    Tés e infusiones ecológicas

    UNA SELECCIÓN
    MUY NATURAL

    Nuestra selección de mezclas con aromas
    naturales y sin artificios, cuenta con la certificación
    de cultivo ecológico de los países de la UE.

    DESCÚBRELO

Cómo hacer té frío: 4 pasos clave

Alguna vez te has preguntado, ¿cómo hacer té frío? Porque en las películas americanas vemos siempre que, cuando están en época de verano, no falta nunca en su nevera lo que llaman ‘té helado’. Y a nosotros también nos apetece poder disfrutar de un buen té para refrescarnos.

 

El té frío es sencillo de hacer. Además, es una bebida sana y refrescante. Una excelente opción para cuidarse en verano sin renunciar a una bebida fresquita. Porque los tés no solo son para el verano, ni tampoco son bebidas que se tomen siempre calientes. Es una buena opción para que nos quite la sed y poder evitar la deshidratación con altas temperaturas.

 

Sigue estos pasos para hacer un té frío rápido 

¿Te parece complicado hacer un té frío en casa? ¿Lo has intentado y no te ha quedado todo lo bien que esperabas? Pues sigue estos sencillos consejos que te dejamos a continuación y verás como disfrutarás de las tardes de verano que te quedan por delante con un buen té helado.

 

Nuestra receta de té frío perfecta

1. Coge una jarra en la que puedas preparar el té frío. Te puede valer cualquiera que tengas por casa, pero siempre recomendamos la típica jarra que tiene un filtro pegado en la tapa, ya que es muy cómoda a la hora de hacer la infusión y de servirla.

2. Echa entre 5 y 7 cucharadas de postre por litro del té o infusión que hayas elegido. Tienes una gran variedad en nuestra tienda online de tés e infusiones.

3. Llénala de agua fría.

4. Métela en la nevera durante un mínimo de 6 horas.

 

Nuestra forma de hacer té frío es genial porque se hace por maceración, no por infusión. Esto significa que no hay que calentar el agua en ningún momento, pero tenemos que dejarlo reposar mucho más tiempo. Así el té no segrega taninos (lo que hace que el té frío acabe amargando) y siempre estará delicioso. Lo ideal es que te acuerdes de hacerlo la noche anterior, así al levantarte tendrás el té frío listo para tomar durante todo el día.

 

Si te gusta el té frío dulce, añade un poco de azúcar moreno en el momento en el que echas el té, así se irá diluyendo durante las horas de maceración. Aunque, siempre te recomendamos que vayas disminuyendo el consumo de azúcar.

 

Nosotros no recomendamos edulcorantes líquidos artificiales. Igualmente, puedes echarle imaginación e incorporar unas hojitas de menta, unas rodajas de lima, un palito de canela, unas fresas... ¡Eso ya es cosa tuya!

 

Truco Mistelánea: cuando te queden apenas dos dedos de té frío en la jarra y lo vayas a tirar, en lugar de eso haz cubitos de hielo con él. De esta forma, cuando quieras enfriar aún más tu bebida, puedes echarlos en el vaso sin miedo a que la bebida quede aguada.

 

Beneficios del té frío

Como otra infusión, cualquier receta de té frío conserva todos los beneficios del té como son:

- hidratar tu cuerpo, importante para evitar la deshidratación en verano con la llegada de altas temperaturas

- efecto diurético

- eliminación de toxinas 

- combatir ansiedad

- hidrata la piel

- ayuda con la digestión

- efectos antioxidantes

- aporte de vitaminas

- quita la sed

- agiliza la mente, ya que consigue que nuestra actividad cerebral sea más ágil

- Ciertos tés reducen el colesterol

 

 

¿Es lo mismo un té frío que un té con hielo? 

Cuando hablamos de la elaboración os comentábamos la diferencia entre elaborar el té partiendo de agua caliente o partiendo de agua fría.

 

Nosotros preferimos que se haga el té frío con agua fría y que la infusión se prepare por maceración durante varias horas. De esta forma evitaremos errores que puedan amargar nuestra bebida. Se tarde un poquito más, pero el resultado merece la pena

 

En caso de querer añadir hielo a la infusión, recomendamos hacerla mucho más concentrada, ya que las piezas de hielo aguarán la mezcla final. Este último modo de preparar té concentrado con hielo es práctico si tenemos prisa y queremos disfrutar de nuestro té frío al momento. 

 

¿Es lo mismo iced tea o té frío?

Sí, es lo mismo. La diferencia viene de la traducción del término que usan en EEUU: Iced tea (té helado). Cuando usamos el término té helado, puede parecer que estamos hablando de un ‘helado’ más que de una infusión fría. Por eso, si queremos hablar correctamente, estaríamos hablando de té frío.