• La summer party mejor con té

    icono_summerparty.png

    Mezclas refrescantes

    LA SUMMER PARTY
    MEJOR CON TÉ

    Tenemos los ingredientes ideales para que tus
    días de verano sean de lo más refrescantes.
    ¿Te apuntas a la fiesta?

    DESCÚBRELO

  • Una selección muy natural

    icono_eco_2018.png

    Tés e infusiones ecológicas

    UNA SELECCIÓN
    MUY NATURAL

    Nuestra selección de mezclas con aromas
    naturales y sin artificios, cuenta con la certificación
    de cultivo ecológico de los países de la UE.

    DESCÚBRELO

  • Mezclas Best Sellers

    icono_bestsellers_2022.png

    Selección Especial

    MEZCLAS BEST
    SELLERS

    Porque ellas lo valen... Las mezclas más
    demandadas por todos vosotros tienen un lugar
    especial en nuestra botica.

    DESCÚBRELO

Té con leche ¿Primero el té o la leche?

La leche y el té han estado ligados desde hace décadas, desde hace siglos incluso. Para muchos es el complemento ideal para acompañar a buen té negro. Y es que los amantes de los tés negros, de sabor intenso o blends de desayunos, no conciben su taza sin esa nube de leche (crema de leche en Inglaterra) que matiza y da cuerpo a ese intensa infusión.

En nuestras tiendas es muy habitual que nos preguntéis por aquellos tés o infusiones que “van bien con leche”. Por eso vamos a contaros a lo largo de las siguientes líneas cuáles serían las mejores mezclas para disfrutar del clásico té con leche. 

 

Cómo preparar un delicioso té con leche


Lo primero que debemos decir es que el té que habitualmente se toma con leche es el té negro. Las mezclas tipo breakast o tés de hoja rota, por su sabor intenso y notas astringentes admiten perfectamente una nube de leche en su infusión.

Si lo que nos gustan son los tés aromatizados deberemos fijarnos en las mezclas que lleven ingredientes o aromas “dulces”, es decir, canela, vainilla, chocolate, especias… Esas mezclas “dulces” admitirán perfectamente una nube de leche que además potenciará el sabor dulce de la receta.

¿Y no se puede añadir leche a otros tipos de tés? Esa sería la pregunta del millón. A final, es una cuestión de gustos individuales. Es cierto que si añadimos leche a mezclas que lleven algún tipo de fruta, la infusión pueda llegar a cortarse. En mezclas florales, los matices aromáticos de la mezcla se verán apagados por la leche. Sin embargo, muchas veces se añade un poco de leche a tés oolongs que puedan llevar algún ingrediente dulce, como nuestro Oolong Caramelo, o tés rojos más golosos, como es el caso de nuestro Pu Erh Chocolate. Incluso si te apetece es un té verde con leche, puedes añadírsela al Matcha japonés, el té verde de moda, toda una tendencia hoy.

Es importante señalar que la leche que se añade al té debe ser siempre leche fría, y la cantidad va al gusto. Una pequeña nube de leche suele ser suficiente. 

En el caso de mezclas con especias, como los clásicos chais originarios de India, la cantidad de leche suele ser considerablemente mayor. En estos casos en Mistelánea solemos recomendar una proporción a partes iguales de leche y agua, y la leche en esta ocasión sí que la calentaremos.

 

 

Curiosidades históricas sobre el té con leche

 

Si os gusta el té con leche, debéis saber que el orden de los elementos nos altera el producto. Es una cuestión de tradición, de costumbres e incluso de manías :-)

Antiguamente en las casas más adineradas inglesas, era norma de protocolo primero echar el té y luego la tradicional nube de leche. Esto se debía a que su porcelana era de alta calidad y aguantaba perfectamente la alta temperatura del té. Mientras, en las casas más humildes donde la porcelana era más sencilla, tenían que verter primero la leche fría si no querían que la taza estallara con el calor del té.

La etiqueta permitía presumir a las clases altas, pero en cada hogar, en la media de sus posibilidades, el té era un momento para compartir. 

Hoy en día, cualquier taza que tengamos en nuestros hogares soporta perfectamente la temperatura del té, por lo que el orden de los productos en este caso no altera el resultado final. Solo te vamos a dejar unas consideraciones a tener en cuenta:

- Si eres de las personas que le gusta el té dulce, es mejor que primero eches el té en la taza, lo edulcores y luego añades el té

- En cambio, si te gusta tomar el té templado sin azúcar, para ahorrar tiempo, pon la leche en la taza mientras se infusiona el té en la tetera.

 

Diferencias entre té con leche inglés y té americano

 

Estamos acostumbrados a ver que todo lo “Americano” es más grande, ¿verdad? Pues en los tés sucede algo parecido. El té con leche inglés, el de toda la vida, es aquel al que le añadimos una nube de leche o crema de leche a la infusión una vez hemos retirado las hojas.

El té americano por su parte es más intenso. Es aquel que se hace directamente en leche caliente, tendrás que infusionar té en leche, y tradicionalmente se le añade canela y limón. Con esta base como idea podremos preparar tés americanos con muchas mezclas golosas. En Mistelánea una las mezclas top ventas para preparar tés con leche, pero sobre todo de un modo americano es nuestro Pakistaní que también podrás encontrar en nuestra versión Pu-erh. Se trata de una deliciosa mezcla de té negro con vainilla, canela y clavo. Espectacular. De cualquier modo, siempre os animamos a crear vuestras propias mezclas, y si lo que os gusta es el té con leche ya podéis elegir entre el modo americano o tradicional británico.