• Té blanco ligero como una pluma

    icono_teblanco.png

    Tés de temporada

    TÉ BLANCO, LIGERO
    COMO UNA PLUMA

    La mejor manera de recuperar el ritmo habitual
    después de los excesos. Toma nota de las
    propiedades que te ofrecen nuestras mezclas.

    DESCÚBRELO

  • Lemon Dream y Secreto de China

    icono_nuevos_tes_blancos_2019.png

    Nuevos tés blancos

    LEMON DREAM Y
    SECRETO DE CHINA

    Combinan las propiedades del té blanco y del té
    verde, ofreciendo un sabor dulce y aromatizado,
    con un toque fresco y floral que te sorprenderá.

    DESCÚBRELOS

  • Nuevos packs selección

    icono_packs_seleccion.png

    Regalos especiales

    NUEVOS PACKS
    SELECCIÓN

    La nueva colección de packs selección está llena
    de color y sabores que harán más intensos, si
    cabe, estos momentos navideños.

    DESCÚBRELO

El legendario té blanco

El té blanco se llama así por el color de las hojas que lo componen. Son las conocidas "yemas del té", es decir, el brote que todavía no se ha abierto y que está recubierto de una suave pelusa blanquecina.

Su cultivo está restringido a ciertas regiones de China, especialmente en las montañas de Fujian, y todavía se emplean métodos artesanales. Una de las razones por las que este té es tan apreciado (y de precio elevado) es que su recolección tiene que realizarse a mano. ¿De qué otra forma se podría separar eses tiernos brotes del resto de las hojas?

Las cifras hablan por sí solas: se necesitan unos 80.000 brotes de té para producir apenas 250 gramos de té. Estamos ante el caviar del té.

El mayor antioxidante de la naturaleza

El té blanco ha pasado de ser un desconocido en Occidente a ser "presuntamente" utilizado en mezclas de infusiones, tés embolsados, capsulas y pastillas, cremas faciales o geles de baño.

Para beneficiarnos de todas las propiedades del té blanco es recomendable tomarlo tal y como se ha hecho en Oriente durante siglos: en hoja suelta, sin manipular y en infusión.

Estamos ante lo que muchos estudios han señalado como el mayor antioxidante de la naturaleza (triplica los polifenoles del té verde). Esto neutraliza la acción de los radicales libres (causa del envejecimiento, entre otras cosas) y ayuda a luchar contra el cáncer.

De todos modos, lo mejor es tomar el té blanco para disfrutarlo y con la tranquilidad que nos da saber que nos estamos cuidando. Es un error pensar que es una medicina o pócima mágica que nos hará más bellos. Y es que el reclamo comercial de "el té de la belleza", puede hacer que nos perdamos una de las mayores delicias orientales que ha llegado a Occidente.

Un poco de leyenda

La tradición cuenta que en la Antigua China este tipo de té era recolectado por doncellas con tijeras de oro y que sólo el emperador tenía derecho a degustarlo. Además, el lugar donde estaban estos jardines sagrados era un misterio, y los pocos que lograban descubrirlo lo pagaban con su vida.

Nuestro consejo

Ten en cuenta varias cosas si quieres realmente beneficiarte de las propiedades del té blanco. Lo más importante es adquirir el té en tiendas de confianza. De nada sirve pagar una fortuna por la mejor hoja de té blanco, si lleva mucho tiempo almacenada, secándose y perdiendo sabor y propiedades. Es incluso mejor adquirir un tipo de té blanco que además de yemas incluya la primera hoja de té verde (algo que rebaja la cantidad de brotes, pero que no empeora la calidad del té), si tenemos la certeza de que es más fresco.