• Earl Grey todo un clásico

    icono_earlgreay_01.png

    Tés aromatizados clásicos

    EARL GREY
    TODO UN CLÁSICO

    La mezcla más famosa de té ya está lista para que
    la pruebes. El sabor único del mejor Earl Grey
    combinado con el aceite de lima de bergamota.

    DESCÚBRELO

  • Lady Grey con Jazmín

    icono_earlgrey_02.png

    Nuevo té clásico

    LADY GREY
    CON JAZMÍN

    Un clásico que llega ahora a Mistelánea.
    Mezcla de té negro y verde con bergamota
    y la sutil gragancia del jazmín.

    DESCÚBRELO

  • Una selección muy natural

    icono_eco_2018.png

    Tés e infusiones ecológicas

    UNA SELECCIÓN
    MUY NATURAL

    Nuestra selección de mezclas con aromas
    naturales y sin artificios, cuenta con la certificación
    de cultivo ecológico de los países de la UE.

    DESCÚBRELO

Teteras de hierro japonesas, una verdadera joya

Paseando por la calle ves en un escaparate una flamante tetera de hierro. Esas por las que suspiras, pero ¡ups! Su precio es prohibitivo: posiblemente pase de los 70 u 80€. Unos días después ves una tetera de hierro muy parecida, pero en esta ocasión el precio se mantiene sobre los 20€. ¿Porqué esta diferencia? Nosotros te lo explicamos.

 

Todos tenemos un presupuesto determinado y decidimos en qué gastárnoslo o no en función de nuestros gustos y prioridades. Para unos gastarse 200€ en un bolso puede ser una locura y para otro no, si te gusta la porcelana ahorrarás para una vajilla de Fine Bonne China y si lo tuyo es la tecnología buscarás el portátil más fino y moderno. Todo en esta vida es cuestión de prioridades.

 Fábrica Iwachu. fuente ana-cooljapan.com

Fábrica Iwachu. Fuente  ana-cooljapan.com

Esto mismo ocurre con las teteras de hierro, una pieza por la que suspiran muchos y cuyo precio puede variar enormemente. El secreto está en origen y en el proceso de fabricación.

 

Las teteras de hierro más valoradas son las japonesas. No es que este sea su país de origen, realmente es chino. Tenemos que recordar que en Japón el té se consumía como matcha (té en polvo de altísima calidad que se disuelve), por lo que no era necesaria una tetera. El té nipón estaba relacionado con una costumbre elitista y ceremoniosa, al alcance de muy pocos. Los instrumentos necesarios para preparar el chanoyu (ceremonia del té) eran muy caros y se mantenía sobre todo en el ámbito de los samuráis.

 

Pero poco a poco llegó a Japón, desde China, el té en hoja, el que consumimos y se infusiona. Llegaron el Sencha, el Bancha y se necesitó una tetera para prepararlo. Fue entonces cuando hizo la aparición la tetera de hierro que los japoneses recogieron hace ya más de cinco siglos y la perfeccionaron y convirtieron en arte. Este es origen de esas teteras que hoy en día llama tanto nuestra atención.

 Teteras Iwachu. Fuente Fábrica Iwachu. fuente ana-cooljapan.com

Fábrica Iwachu. Fuente  ana-cooljapan.com

Pero después de esta introducción histórica, vamos a lo que nos interesa: porqué algunas son tan caras y otras aparentemente económicas. Pues porque las de precio más elevado son realmente japonesas. Utilizan los mejores materiales, se siguen haciendo por un procedimiento casi artesanal en el que se emplean moldes y se cuida, tal y como manda la cultura japonesa, hasta el más mínimo detalle. Su exterior está perfectamente trabajado y su interior tiene una capa de cerámica que protege toda la superficie (incluso la que no ves) para que el hierro y sus partículas no se desprendan en tu té.

 

La versión económica solo intenta imitar la forma, su fabricación es industrial y sus materiales dudosos. Hasta tal punto es así que muchas de ellas utilizan soldaduras de dudosa procedencia (plomo) y suelen pasar los sistemas de sanidad como “objeto de decoración” pero no son aptos para el consumo, al menos no de manera continua.

Aunque a simple vista pueden parecer iguales, si las pones una al lado de otra te darás cuenta que no tienen nada que ver.