• La summer party mejor con té

    icono_summerparty.png

    Mezclas refrescantes

    LA SUMMER PARTY
    MEJOR CON TÉ

    Tenemos los ingredientes ideales para que tus
    días de verano sean de lo más refrescantes.
    ¿Te apuntas a la fiesta?

    DESCÚBRELO

  • Una selección muy natural

    icono_eco_2018.png

    Tés e infusiones ecológicas

    UNA SELECCIÓN
    MUY NATURAL

    Nuestra selección de mezclas con aromas
    naturales y sin artificios, cuenta con la certificación
    de cultivo ecológico de los países de la UE.

    DESCÚBRELO

  • Mezclas Best Sellers

    icono_bestsellers_2022.png

    Selección Especial

    MEZCLAS BEST
    SELLERS

    Porque ellas lo valen... Las mezclas más
    demandadas por todos vosotros tienen un lugar
    especial en nuestra botica.

    DESCÚBRELO

Dos ideas de té helado con leche

Los amantes de los tés y las infusiones no queremos dejar de disfrutar de nuestra bebida favorita por que llegue el calor. Por eso, si eres como nosotros, un apasionado de las infusiones, te encantará descubrir nuevas formas de preparar tus mezclas ahora bien frías. 

En el siguiente artículo os descubriremos dos ideas para refrescaros este verano, esta vez con un ingrediente común, la leche o bebidas vegetales. 

En artículos anteriores os explicábamos la forma más sencilla de preparar un té o infusión fría. Y es que prácticamente cualquier té o infusión se puede prestar a degustarla tras enfriarla en la nevera; solo es necesario fijarse en sus ingredientes, afrutados, florales o mentolados, que encajen bien en frío. Por ejemplo, cualquier mezcla que lleve cítricos o frutos rojos será un éxito si lo preparamos en frío.

Una vez elegida la mezcla, la forma más sencilla de preparar el té frío es hacerlo por maceración, es decir, directamente en agua fría y dejando macerar la mezcla al menos 4 horas en la nevera.

Sin embargo, en esta ocasión os vamos a proponer un par de ideas para preparar unas deliciosas bebidas frías que tienen como ingrediente común la leche o bebida vegetal, y que vamos a elaborar de un modo distinto al habitual.

 

Milky “goloso” oolong

Nuestra primera propuesta va a hacer las delicias de los más golosos. Para ello elegiremos como base uno de los nuestros tés más exclusivos, Milky Oolong. Se trata de un té de China semifermentado muy especial, ya que durante el proceso de secado de la hoja, ésta se expone a vapor de leche. El resultado es un té espectacular de sabor ligeramente lácteo o con propiedades digestivas únicas.

 Nuestra propuesta es muy sencilla y queda lista para beber en pocos minutos. Vamos a preparar 1 litro de esta bebida, pero vamos a comenzar calentando medio litro de agua a 80º. Una vez que esté caliente el agua vamos a añadir 6 cucharaditas de Milky Oolonga en el agua caliente. De esta forma vamos a obtener una infusión muy concentrada que dejaremos reposar durante 3 minutos. Hasta aquí es el modo tradicional de preparar un té, aunque de forma concentrada.

A continuación, en una jarra de 1 litro de capacidad verteremos los 500 ml. de Milky Oolong y añadiremos hielo, en cubitos o picado. Al estar concentrada la infusión no hay problema por que se quede un poco aguada con el hielo. Junto al hielo añadimos un buen chorro de leche fría o bebida vegetal hasta completar la capacidad de la jarra.

Por último, si queréis hacer un poco de magia, podéis añadir una bola de helado de vainilla en cada vaso una vez que se sirve el té. Conseguiréis así una bebida absolutamente deliciosa.

 

Matcha Latte bien frío

Nuestra segunda propuesta la vamos a elaborar a partir de té verde. En esta ocasión vamos a utilizar té Matcha, ya que tiene un intenso sabor a té verde que mezclado con la bebida vegetal o la leche nos dará como resultado una infusión espectacular.

En esta ocasión vamos a preparar una taza individual. Lo primero que haremos es preparar el té matcha con el agua caliente. Para ello, calentaremos aproximadamente 80 ml. de agua y diluiremos media cucharadita de matcha. Al igual que cuando preparamos matcha de forma tradicional, debemos batir el polvo de té en el agua caliente hasta que quede totalmente diluido. Una vez mezclado el matcha en esa agua caliente, vertemos otros 80 ml. aproximados de agua fría y una cuchara pequeña de azúcar al gusto.

A continuación añadiremos 150 ml. de bebida vegetal o leche. Como último paso añadiremos un poco de hielo (picado preferiblemente) y ya tendremos listo un delicioso Matcha Latte bien frío. 

Cómo veis ambas propuestas se preparan en pocos minutos, haciendo las infusiones de forma concentrada y añadiendo hielo. Se trata de un modo de preparación alternativo a los tés fríos hechos por maceración, que dan unos resultados fabulosos pero que requieren esperar unas horas para disfrutarlos. Así que ya sabéis, si no queréis esperar por vuestros tés o infusiones frías, la opción de preparar la mezcla concentrada y añadirle hielo también es una buena opción.